Una de las principales ventajas y diferencias de Revit con respecto a los programas tradicionales de dibujo CAD es la posibilidad de trabajar en equipo. Según mi opinión esta una de las características más importantes ya que justamente una de las bases del BIM es el hecho de compartir la información.

Para ello Revit cuenta con una serie de herramientas de colaboración que permiten a un equipo multidisciplinar trabajar simultáneamente sobre el mismo archivo modelando arquitectura, estructura e instalaciones.

Revit se sirve de dos tipos de archivos: el archivo central y los archivos locales.

El siguiente diagrama explica de forma gráfica el funcionamiento de este flujo de trabajo.

– El archivo central es el que contiene el modelo único con toda su información. Debe ser accesible a través de una red por todos los usuarios pero no se trabaja en él, se crea una sola vez y después nunca se debe tocar (sólo el administrador del proyecto o  BIM Manager).

– El archivo local es el archivo donde el usuario trabaja. Es una copia del archivo central que el usuario hace cada vez que abre el proyecto. Se puede guardar en la ruta que el usuario desee, no tiene porqué ser accesible a todos, y su nombre es siempre “Nombre del archivo central_Usuario.rvt”. Por ejemplo en mi caso, si el archivo central se llamara “Residencia de estudiantes.rvt” el archivo local se llamaría “Residencia de estudiantes_Angel.rvt”.

Cada vez que quieras compartir la información debes presionar el botón “sincronizar”. Esto añade tus cambios al archivo central y actualiza las novedades del archivo central en tu copia local.

 

Los programas BIM como el Revit llevan muchos años existiendo pero es desde hace poco cuando de verdad están revolucionando el mercado y el mundo de la arquitectura.

 

 

Formación de calidad impartida por profesionales

CURSO RECOMENDABLE

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…