Muchas veces, y sobre todo entre las personas aficionadas al hiperrealismo 3D, nos encontramos con el perfil de aquella persona a la que le gusta modelar hasta el más mínimo detalle de un modelo 3D, o aquel al que le gusta generar una textura para su modelo que no deje ni un solo detalle a la imaginación.

En el momento en el que trabajamos para una empresa, o como freelance, empezamos a no poder permitirnos el lujo de deleitarnos con cada milímetro cúbico de nuestras escenas 3D y tenemos que aprender a “rentabilizar”. Son muchos los motivos que nos pueden llevar a “limpiar” nuestras escenas de cosas totalmente innecesarias, pero para eso tenemos que ser muy conscientes de qué es todo aquello que sobra. No debemos perder en ningún momento el objetivo de todo esto, y el objetivo debe ser el resultado final. Teniendo claro cuál es el resultado final que queremos lograr debemos saber trazar de antemano el camino más corto para llegar al objetivo y no hacer paradas innecesarias durante el viaje. Así no perdemos tiempo, esfuerzo y nuestro ordenador nos lo agradecerá a nivel de recursos y procesado.

Una de las decisiones más importantes a la hora de “rentabilizar” es: ¿High Poly o Low Poly?

¿Cuál es la diferencia? La cantidad de polígonos que vamos a usar para conseguir un resultado óptimo para nuestra escena. Recordamos que no solo el modelado hace que un objeto se vea “creíble”. También el material, las texturas y la iluminación ayudan mucho, y es el conjunto de los 3 factores lo que nos va a dar el resultado final (dejando a un lado por supuesto la postproducción de la imagen o video resultantes del render). En la mayoría de los casos necesitaremos bastante menos polígonos de los que creemos para conseguir lo que queremos. Así se resumen los conceptos de High y Low Poly.

LOW POLY: bajo poligonado. Utilizado en planos generales, superficies lisas, objetos lejanos.

HIGH POLY: Alto poligonado. Utilizado en planos detalle, superficies irregulares. Objetos en primer plano.

Se recomienda siempre que se vaya a modelar en High Poly, guardar el objeto en cuestión en su fase de bajo poligonado o incluso en varios de los pasos intermedios existentes entre el punto de LOW POLY y el de HIGH POLY para tener la posibilidad de usar el mismo objeto con múltiples niveles de complejidad poligonal, puesto que siempre es mucho más fácil añadir polígonos que quitarlos.

Por supuesto, en el mundo del 3D contamos con múltiples herramientas que nos permiten alternar en un objeto entre HIGH y LOW POLY de forma dinámica para, por ejemplo, conseguir que la complejidad de polígonos varíe dependiendo de la distancia entre la cámara de la escena y el objeto (enfocado sobre todo a video). En el mundo de los videojuegos el Low Poly está a la orden del día, puesto que los motores gráficos tienen que calcular a tiempo real muchos datos y debe prevalecer la jugabilidad ante el aspecto del juego. Al final, la decisión de cuánto es necesario, dependerá del tiempo que puedas dedicarle, de la capacidad de procesado de tu ordenador. Aquí se encuentran enfrentadas dos frases populares: “Cuanto más mejor” y “Menos es más”, Tú decides.

 

VISTA ALÁMBRICA

LOW POLY                                  INTERMEDIO                               HIGH POLY

VISTA ALÁMBRICA + SUPERFICIES

IMAGEN FINAL

Formación de calidad impartida por profesionales

CURSO RECOMENDABLE

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…