No es algo raro que alguien que decide en algún momento de su vida “aprender infografía 3D” lo haga o bien por una necesidad artística interna, por una curiosidad o necesidad técnica o incluso por ambos motivos. El proceso para aprender a manejar una herramienta de 3D como puede ser 3D Studio Max o Maya es largo y nunca dejas de aprender cosas nuevas. En ocasiones a lo largo de ese aprendizaje perdemos “el norte” y dejamos de tener en mente que el programa informático que utilizamos es sólo una herramienta que ayudará a canalizar nuestros conocimientos. El programa no es lo importante.

 

Y si el programa no es lo importante… ¿Qué es aquello que te da la base para “saber de 3D”?

 

Saber de 3D es saber del mundo en el que vives, del entorno que te rodea. Porque uno de los fines del 3D es crear entornos capaces de simular la realidad hasta el punto de no poder reconocer un “render 3D” de una foto.

Durante el proceso de aprendizaje de manejo de programas de 3D nos encontraremos fases en las que otros conocimientos no específicos del 3D y de sus programas y herramientas nos pueden solucionar muchos quebraderos de cabeza. Aquí algunos ejemplos de materias no específicas del aprendizaje de la infografía 3D:

 

FOTOGRAFÍA

 

Cuando en un programa de 3D hacemos lo que se denomina “RENDER” creamos una “fotografía” de nuestro entorno tridimensional. Los programas te permiten configurar opciones de render que son muy similares a las que podría tener una cámara de fotos. Así pues, si además de saber manejar tu programa de 3D sabes algo de fotografía no te costará lidiar con los tipos de objetivos, distancia focal, controlar los puntos de fuga, y por supuesto saber cómo hacer un buen encuadre de tu escena. Aparte de eso es posible que aquel que tiene experiencia en fotografía esté más familiarizado con el comportamiento de los desenfoques y enfoques a través de la óptica de una cámara. Algo que también puedes controlar en un programa de 3D.

Otro campo técnico muy amplio dentro de la fotografía es el de la iluminación de escenas. Muchos cursos de fotografía de estudio te enseñan a iluminar una escena tanto desde un punto de vista técnico como desde un punto de vista más artístico. Estos conocimientos sobre el comportamiento de la luz pueden ser muy útiles a la hora de iluminar una escena 3D, puesto que los sistemas de iluminación de los programas de infografía 3D de la actualidad pretenden emular la emisión de luz natural y artificial real hasta el punto de poder emular el comportamiento de los fotones con respecto a los objetos de la escena y con los materiales aplicados.

FÍSICA

Los conocimientos de física ayudan sobre todo a animadores a recrear movimientos de objetos lo más cercano a la realidad. Hoy en día los programas de 3D están diseñados para que alguien sin conocimientos de física avanzada pueda animar con muy buenos resultados, pero nunca está de más dominar el mundo de la física. Tu experiencia será mucho más gratificante y en la mayoría de los casos conseguirás los resultados deseados con muchos menos “clicks”.

No sólo los animadores dependen de la física. En una infografía arquitectónica y de diseño de interiores es muy posible que nos topemos con objetos de materiales como por ejemplo telas, susceptibles a las fuerzas físicas como la fuerza de la gravedad. Nuevamente hay plugins e incluso motores de fuerzas pertenecientes a los programas de 3D que te simulan estas fuerzas sobre los objetos e intentan acortar el camino lo máximo posible. Si bien podemos encontrarnos “presets” que conseguirán hacer que un objeto parezca tela, la diferencia entre eso y que lo parezca de verdad está marcada por los pequeños detalles, que son dados por nuestro conocimiento sobre todo aquello que hace a la tela “tela”.

ESCULTURA

No es una práctica de masas pero claramente practicar escultura desarrolla la percepción espacial, el análisis de la perspectiva, las proporciones a nivel tridimensional, etc. El primer paso de toda infografía 3D es el modelado de los cuerpos que van a componer el entorno. Modelar un objeto en 3D tiene grandes similitudes con la escultura. Una de las cualidades que debe tener tanto un escultor como un infografista 3D es la capacidad de ver la forma definitiva desde el principio del proceso, que normalmente suelen ser cuerpos de geometría primaria, como un bloque de mármol o en el caso de los programas del 3D un cubo convertido en “Editable Poly”. El estudio y la capacidad de visualizar secciones del objeto y sus planos de corte en un entorno tridimensional real permiten transportar todos los conocimientos de la materia al mundo de la infografía 3D.

ANATOMÍA

Sobre todo enfocado a modeladores orgánicos y animadores. Conocimientos de anatomía facilitan el modelado de músculos, no solo de personas o animales existentes. Te permiten también crear criaturas fantásticas con un diseño anatómico creíble y funcional a efectos de animación.

En la animación 3D se usa un sistema de “huesos virtuales” que pretenden funcionar como el esqueleto de un ser humano, moviendo con ellos cada parte correspondiente del cuerpo. Saber qué huesos forman nuestro esqueleto y nos permite movernos tanto a nosotros como a los animales que conocemos nos dará muy buena base para poder animar prácticamente cualquier entidad vertebrada hasta conseguir un resultado hiperrealista.

No debemos olvidar que el 3D como tal es solo una herramienta, no un fin como tal. Si estamos utilizando 3D para diseñar un motor de combustión está claro que debemos ser expertos en la materia concerniente a los motores de combustión para poder diseñar uno funcional gracias al 3D. Si queremos hacer un corto de animación necesitamos saber animar como tal, el 3D tampoco nos lo va a hacer solo. Y si queremos hacer una infografía para una revista de interiorismo debemos conocer el mundo del diseño de interiores, o quedaremos como “simples operarios de un programa muy chulo”.

Así que ya sabéis, si estáis cansados del teclado y el ratón pero seguir queriendo aprender 3D tenéis muchas formas de hacerlo, desde un pequeño curso de fotografía e iluminación hasta una carrera completa mucho más técnica, larga y compleja. Hay pequeños cursos de iniciación a disciplinas que están dentro de las posibilidades económicas de la mayoría de nosotros y te pueden aportar muy buena base en cualquiera de la multitud de campos que abarca el 3D. Si nada de esto os convence siempre hay una vía de escape, muy amena y que también da muy buenos resultados. Salid a la calle, al mundo exterior, y observadlo hasta que lo entendáis lo suficiente como para volver a casa y crear un mundo virtual casi tan real como el real.

Formación de calidad impartida por profesionales

CURSO RECOMENDABLE

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…